La relación del hombre con el agua en las diferentes sociedades, con variados procesos de desarrollo socioeconómico, ha dictado las formas de percibir el agua como don de la naturaleza, como un recurso natural casi no renovable.

El agua es el componente más abundante e importante de nuestro planeta. El hecho de que todos lo seres vivos dependan de la existencia del agua nos da la clave de su importancia vital. El agua promueve o desincentiva el crecimiento económico y el desarrollo social de una región. También afecta los patrones de vida y cultura regionales. Es por lo que se la reconoce como agente principal en el desarrollo de las comunidades.

Como el agua afecta a las distintas sociedades

El crecimiento demográfico y económico, la ausencia histórica de criterios de conservación y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, el crecimiento de los regímenes de demanda de agua en el ámbito regional y la contaminación del líquido han ocasionado su actual escasez. Esto conduce a una competencia por el recurso, que se agudiza en años de sequías, desemboca en conflictos que afectan a las comunidades en su desarrollo actual e impactan negativamente en su viabilidad futura. Así, el control, el aprovechamiento racional y la preservación del agua a todos los niveles es indispensable para la protección de la vida digna de los seres humanos.

La mayor parte de la superficie de la Tierra está compuesta de agua, pero sólo un poco más del 2% es agua dulce.  En su mayor parte se encuentra en los polos, en estado de sólido, o en depósitos subterráneos muy profundos. Las aguas dulces existentes en la superficie del planeta que el hombre puede usar de forma económicamente viable y sin generar grandes impactos negativos en el ambiente corresponden a menos del 1% del agua total de la Tierra. De este modo, el agua constituye un recurso indispensable para la vida humana pero extremadamente escaso.

¿Qué cantidad es necesaria?

A pesar de la escasez, los recursos hídricos disponibles son suficientes para atender las necesidades de todos los seres humanos. Aunque la distribución de este bien entre las diversas regiones es muy desigual. La demanda de agua es cada vez mayor y su contaminación resulta preocupante.

El agua dulce destinada al consumo humano y a la agricultura básicamente procede de las precipitaciones que recibe la tierra. Sin embargo, la cantidad de agua que se precipita desde la atmósfera no puede ser mayor que la que se evapora en la superficie de la tierra y el agua, incluido el mar. El agua se recicla constantemente como consecuencia de la evaporación producida por la energía solar, y las lluvias y el caudal de los ríos dependen del ciclo anual de las estaciones.

El caudal exacto de agua que debe permanecer en los ríos varía en función de la época del año y de muchos otros factores específicos de cada una de las cuencas fluviales.

Como el agua y la población están distribuidas de forma desigual, algunos países y regiones se encuentran ya en una situación crítica. Zonas cada vez más extensas de todo el mundo están sufriendo las consecuencias de la escasez de agua dulce y está aumentando la competencia entre los usuarios.

Como podemos ayudar

Es por todo ello que hoy escribo este post para presentar a CHARITY WATER. Una organización sin ánimo de lucro que se dedica a realizar las acciones necesarias para dotar de agua limpia a las aldeas de lugares poco favorecidos que lo necesitan.

Para ello solo te pido que dones lo que puedas si lo crees conveniente. Si no, comparte este post y en cualquier caso, seria ideal ambas formas de colaboración.

Muchas gracias por tu ayuda, nombre de todos los promotores de esta campaña:

Amalia Correcher Calap

Amílcar Ortega

Carlos Jiménez

Eddie Godoy

Ed Villanueva

Flavio Amiel

Kike García

Christian Korwan

Sergio Karakenio

Tania Uchasara