La vida es un camino en la que se aprende de todas y cada una de las situaciones a las que debes enfrentarte cada día. Todas ellas, ya sean buenas o malas, nos dan nuevos conocimientos para poder seguir trazando nuestro camino vital.

Cada uno lleva su trayectoria, cada uno decide lo que quiere vivir o lo que no, a lo que quiere enfrentarse y a lo que no, lo que quiere que ocurra y lo que no. Hay situaciones que no podemos controlar, como la muerte de una persona cercana o el tener que afrontar una enfermedad de manera personal. Son situaciones que vienen dadas por diversas circunstancias pero a las que, más tarde o más temprano, vamos a poder enfrentarnos en mayor o menor medida cuando encontramos la estrategia adecuada que nos permite seguir adelante. Y eso, solo depende del poder mental de cada uno. La mente juega un papel muy importante en nuestras vidas.

Actitud frente a la vida

Solemos recordar los momentos malos que nos vienen dados durante el camino, pero ¿qué hay de los momentos buenos?. Esos momentos por los que hemos luchado para poder llegar a ellos, solemos olvidarlos, y es un error por nuestra parte. Mirar el lado negativo de las cosas solo nos lleva a caer en un pesimismo que no nos va a dejar avanzar en nuestro día a día. Nos va a hacer personas tristes y a veces deprimidas. ¿Dónde está esa sonrisa tan especial que nos hace sentirnos mejor y ser diferentes?

Está demostrado que una persona positiva, con energía y con una sonrisa en la boca, suele rodearse de personas positivas y alegres que tienen mucho que aportar a la sociedad. Son personas felices, no necesitan grandes cosas para poder pasárselo en grande, sacan siempre el lado positivo de las cosas, porque aunque no lo parezca, todo en la vida tiene un lado positivo y un lado negativo, solo debemos buscarlos.

Mi experiencia personal

Las personas que me conocen siempre dicen que envidian mi manera de ver las cosas, mi manera de afrontar la vida, mis ganas de querer hacer mil cosas, mi sonrisa constante ante la vida; yo les contesto: “si la vida te da limones, ¡ponle un tequila!”. Porque la mejor forma de afrontar los golpes negativos en tu vida es mirando el lado positivo, rodearte de los que te quieren y apoyarte en ellos, hacer lo que te gusta y reconforta, luchar por tus ideales y luchar por salir adelante…  En definitiva, VIVIR TU VIDA.

Nadie puede vivir tu vida por ti, nadie puede cambiar tu forma de ser, cada uno es como es, y debemos estar orgullosos de ello, porque en la variedad está el gusto, y porque si todos fuéramos iguales, ¡el mundo sería muy aburrido!

Saca a lucir tu sonrisa, mira el lado positivo de las cosas, busca tu camino en la vida, y ¡hacia adelante! Vive tu vida tal como te la habías imaginado, no desperdicies las oportunidades que se te presentan, pues la vida solo se presenta una vez así que aprovéchala al máximo.